domingo, 25 de agosto de 2013

Presentación online: Traidora por amor, de Enrique García


Presentación de Traidora por amor, Harlequin Colección HQÑ

Enrique García

Quiero agradecer la oportunidad que la revista La cuna de Eros me brinda para poder presentaros mi última novela. Y felicitar al grupo que la hacen posible porque no es sencillo. Enhorabuena

En esta ocasión no seré yo quien presente la novela sino que dejaré a Louis y a Natasha que lo hagan, porque quienes mejor que ellos para que os cuenten como surgió su historia de amor. Un amor que se sobrepuso a una guerra cruenta y inexplicable como los son todas.Disfrutad con ellos.

“Soy Louis Lacroix, oficial de húsares de Napoleón, o bien podría decir que lo era. Llegué a Moscú siguiendo al Emperador, porque era mi obligación como soldado, y creyendo que hacía lo correcto en todo momento. Que teníamos la razón y que debíamos dominar Europa. Sí, eso creía hasta que fui testigo de la belleza más imponente en aquellos desoladores parajes; los ojos más azules y brillantes que jamás me habían mirado lo hacían provocándome un extraño temblor en mi cuerpo. A mí, a Louis Lacroix, el más aguerrido y fanfarrón soldado de Napoleón, como me recuerda siempre mi amada Natasha, un par de ojos me hacían temblar. Aquel rostro tan angelical que apareció delante de mí consiguió atraer mi curiosidad. Pero no penséis que me dejo llevar de manera fácil por un bello rostro, o cuerpo esculpido para ser acariciado. No, también me sentí sobrecogido, intimidado y hasta cierto punto indefenso ante su manera de hablarme, de mirarme y de encararse conmigo.Dejadme deciros que jamás una mujer me había tratado de igual a igual. Que ninguna había despertado en mi interior un interés más allá de mi alcoba, Sí, es cierto. Lo admito. Soy culpable de desear a las mujeres una noche, pero ella,mi dulce Natasha… No. Ella fue como un soplo de viento de las estepas que se cruzó en mi camino para demostrarme lo equivocado que estaba. Me abrió los ojos ante la injusticia que el emperador estaba cometiendo. La he defendido de mis soldados sin darme cuenta del peligro que corría yo mismo al ser descubierto. Me he preguntado que me empujaba a cometer esas locuras. Y ahora me doy cuenta que era el cariño que sentía hacia ella el que me empujaba a hacerlo. Sí, por primera vez en mi vida sentía algo más que el febril deseo por una mujer. La veía como mi compañera si lográbamos salir de aquella absurda guerra. ¿Qué como es? Jjajajajaj Natasha es dulce y tierna, pero combativa y orgullosa. Ni siquiera me deja ganar cuando apostamos con los caballos quien llegará primero al río. Ella es apasionada, romántica. Es mi compañera ideal. Un ángel enviado para salvarme."


“La primera impresión que tuve de Louis, fue la de un fanfarrón y engreído soldado francés. Pero cuando percibí su delicadeza en su trato hacia mi, me di cuenta que no era lo que me habían contado de los soldados de Napoleón. Atento en todo momento. Preocupado por mi bienestar. A veces me preguntó, que me impulsó a engañarlo como lo hice ya que no se lo merecía. Pero debía protegerlo, y protegerme a mi misma. ¿Cómo era posible que lograra provocarme pálpitos cuando estábamos cerca? Que sintiera deseos de permanecer entre sus brazos, o que una simple mirada suya lograra acelerar mi pulso. Recuerdo que en un momento llegó a decirme lo que era para él, lo que significaba, y yo me reí porque me sonaba tan absurdo, pero tan romántico en el fondo. En mitad de una guerra pensando en el amor, en el romanticismo, no podía creerlo. ¿De dónde había salido aquel hombre? Quise rechazarlo, olvidarme de lo que sentía por él, pero cuando lo encontré herido en la batalla del Beresina, pensé que mi corazón se partía en dos en aquel momento. Fue entonces cuando comprendí que lo amaba y que sacrificaría mi vida por él. Nunca pensé que un enemigo podría convertirse en alguien tan importante para mi;  y que llenara mi vida de la manera en la que lo ha hecho. Dejadme deciros que Louis es engreído, orgulloso,y tiene mal perder. No le gusta que una mujer sea mejor jinete que él; ni que tenga que depender de mí en ocasiones. Pero se lo perdono porque en el fondo lo hace de manera inconsciente. Me muero cuando se pone en plan seductor, tierno, atento, romántico y me ama hasta el punto que no dudaría es sacrificarse por mi.

A continuación os dejo tres párrafos de momentos entre ellos.

“—No sé qué diablos me sucede. No sé si es esta maldita guerra, o estas regiones, o el condenado frío, pero siento que te necesito —le susurró mientras dejaba que su aliento acariciara el rostro de Natasha.
            Esta cerró los ojos y se dejó llevar por la situación. Sintió que le acariciaba lamejilla, que le recorría el perfil del rostro de manera lenta, hasta que las yemas de sus dedos se posaron sobre sus labios para sentir su suavidad. Fue entonces cuando, contemplando a Natasha de aquella manera y en aquel momento, Louis se rindió a la evidencia. Aquella hermosa criatura no era un mero capricho como otras mujeres que había conocido y tenido en sus brazos. No. Era algo más intenso. Por primera vez no pensaba única y exclusivamente en hacerla suya. Algo dentro de él le pedía que la cuidara, que la protegiera, que la amara. Depositó un leve beso sobre la punta de su nariz que la sobresaltó. Abrió los ojos para mirarlo fijamente y entonces Louis se inclinó sobre sus labios para cubrirlos de manera tímida. Un leve roce que provocó un chispazo de sensaciones en la muchacha. Natasha volvió a cerrar los ojos al tiempo que se aferraba con fuerza al cuerpo de Louis y le devolvía el beso, mientras sentía como si en su interior su corazón estuviera creciendo para dar cabida al de él. Le pareció que las piernas le temblaban mientras su cuerpo respondía perfectamente a cada sensación, a cada impulso, a cada chispazo que Louis le transmitía. Este profundizó el beso obligando a Natasha a inclinar la cabeza hacia atrás, y con ello provocó que el gorro que cubría sus cabellos cayera sobre la nieve. Y fue entonces cuando Louis comprendió que nunca había sentido nada parecido a lo que sentía en aquellos momentos por Natasha. Al igual queella comprendió que aquel engreído oficial francés había venido a Rusia no para hacer la guerra, sino para hacerle el amor.”

  “—¿Eso significa que no piensas volver a Francia? —le preguntó contrariada mientras sus dedos acariciaban el rostro de Louis.
  —Desde este momento no tengo patria. Ni hogar. Solo soy un soldado derrotado. No me queda nada —le confesó mientras entornabala mirada hacia la mesa sin que ella apartara sus manos de su rostro.
  Natasha sintió que aquellas palabras le oprimían el corazón. ¿Cómo que no tenía nada, ni a nadie? Aquella confesión la hizo reaccionar recuperando al atamán de cosacos que habitaba dentro de ella. Lo obligó a que la mirara a la cara.
  —Me tienes a mí —le confesó sintiendo como si su corazón se abriera en dos para dejarlo entrar—. Hay sitio en mi vida para que tú la llenes con tu presencia”.

 “Cuando él se apartó de sus labios, no sin gran esfuerzo, tomó el rostro de Natasha entre sus manos y lo contempló fijamente. Sí, sentía que la amaba, que ella ya no era una parte de su mundo, sino todo él. Que su vida solo giraba alrededor de ella, y que si ella le faltara su mundo se detendría y carecería de sentido. Le recorrió los labios con las yemas de los dedos mirándola con un cariño y un amor sin igual.
  —Natasha —murmuró muy despacio para a continuación volver a pronunciar su nombre—. Natasha.
  —¿Qué? —le preguntó con un único aliento.
  —No encuentro las palabras adecuadas para decirte lo que siento por ti. No creo que decirte lo mucho que te quiero lo exprese realmente, pero… —le confesó sintiendo que al decirle estas palabras su corazón se abría— es la verdad.
  —No hacen faltan las palabras cuando las acciones lo demuestran. Sé que en el fondo de tu corazón sientes algo tan fuerte por mí como yo por ti. ¿Es amor? ¿Es locura? —le preguntó entre risas—.Ni siquiera yo lo sé pues nunca antes lo había vivido. Lo único que sé es que me hace sentir feliz. Que no quiero separarme de ti. Que no quiero que se termine nunca. Es lo único que sé —le confesó mientras pasaba su mano por su rostro acariciándolo con devoción.
  Louis sonrió por aquellas palabras.
            —Vine hasta aquí para conquistar una tierra, pero ella lo hizo conmigo, en tu persona —le dijo antes de volver a fundirse en sus labios”

Espero que os haya servido para conocer un poco mejor la historia de amor entre Louisy Natasha, y que os animéis a leerla.

Muchas gracias a la revista La cuna de Eros por esta oportunidad.

2 comentario(s):

Kike dijo...

Hola chica, muchas gracias por el hueco que has hecho a la novela en la revista.


Un beso

D.W. Nichols dijo...

De nada Kike, ha sido un placer. Un beso muy grande.

Para ponerte en contacto

Para ponerte en contacto
pincha en la imagen

Síguenos por mail

Seguidores ~

Lo que se ha escrito ~

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.